Reflejos de la Naturaleza.



Reflejos de la Naturaleza.

Eso es lo que trato de conseguir con mis pinturas, y aunque la naturaleza es inimitable, me gusta pensar que mis cuadros son un reflejo de la misma. Trato de atrapar en cada pincelada su belleza, su nostalgia, toda la magia y embrujo que la envuelve... como la alegre flor de la jara que se abre por primera vez o la mirada ingenua de algún abejaruco como el de la portada. Yo tengo la suerte de vivir rodeada de ellos, en un paraje privilegiado, en plena Sierra de San Pedro, en Extremadura, y eso hace que me sienta especialmente inspirada.

Translate

jueves, 19 de septiembre de 2013

Moras en almíbar


Este año las zarzamoras estaban cargaditas de moras, así que hemos cogido unos 15 kg, creo, la verdad perdí la cuenta...y después de llenar la despensa con mermelada de moras, más las que hemos congelado, pensé que tendriamos que buscar otra forma de conservarlas (el congelador tiene un límite), y me pareció que lo mejor era hacer conservas en almíbar. De esta forma las tienes siempre listas para hacer postres, batidos, helados, tartas, más mermelada o lo que quieras.

MORAS EN ALMÍBAR


INGREDIENTES
450 grs de moras
150 grs de azúcar
250 ml de agua
ELABORACIÓN
  • Dependiendo de las moras que tengamos o de los botes que queramos guardar aumentaremos o disminuiremos los ingredientes respetando la proporción.
  • Lo primero que necesitamos es esterilizar los botes. Para ello los herviremos en agua (abundante, hasta cubrirlos por completo) unos 30 minutos, luego los sacamos y colocamos sobre un paño limpio.
  • A continuación preparamos el almíbar. Ponemos la medida de agua a hervir junto con el azúcar, hasta que ésta pase del color blanquecino del principio a transparente, entonces añadimos las moras. Las dejamos cocer 5 minutos y listo.
  • Para que en el envasado éstas queden al vacío hay 2 técnicas: la tradicional, que sería volver a hervir los botes ya con el contenido otros 30 minutos o, la más rápida, que es llenar los botes con las moras recién apartadas del fuego (deben estar calientes) y dejar los botes ya cerrados bocabajo hasta que enfríen. Yo personalmente prefiero el segundo método, ahorras gas, agua y tiempo.
  • Por último, no olvides etiquetarlos con la fecha de envasado, te ayudará a saber el tiempo de la conserva.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...